El IDEHPUCP cuenta con un programa de radio sobre actualidad nacional e internacional
Inicio » Notas informativas

¿Cómo la guerra en Siria se convirtió en el detonante de un potencial enfrentamiento entre EE.UU., China, Rusia y Corea del Norte?

El tablero geopolítico mundial se ha transformado súbitamente luego de los últimos ataques con armas química ocurrido en Siria. El conflicto que enfrenta a rebeldes contra el gobierno de Bashar al-Ássad desde el 2011, así como el terror perpetrado por el extremista Estado Islámico (ISIS) ha servido en las últimas semanas como argumento para encender las provocaciones entre EE.UU. y Corea del Norte. Juan Carlos Ladines, economista y profesor de Negocios Internacional de la Universidad del Pacífico, explica en Tiempo Global las reacciones de uno y otro frente, así como el rol que juegan otras potencias como China y Rusia dentro de este complejo proceso.

Los ataques estadounidenses perpetrados contra Siria y Afganistán, ordenados por Donald Trump, han incrementado la tensión entre Kim Jong-un, jefe de estado de Norcorea, y Vladimir Putin, mandatario de Rusia. Dos superpotencias militares que se caracterizan por ser naciones históricamente antagónicas a EE.UU.

Todo lo que viene ocurriendo merece para Ladine un solo nombre “yo lo llamo un ‘espaguetti’”. Para el máster en Ciencias Políticas de la Universidad de Aberystwyth, Gales, la mezcla de fuerzas e intereses en Siria han construido un escenario confuso que nos aleja de una pregunta clave: ¿qué representa Siria a nivel geopolítico? “Si lo vemos, no tiene recursos petroleros, por lo tanto no es parte de una política estratégica de Estados Unidos. Sí podemos ver que está en la misma parte de la península donde está Irak y hay varios países petroleros, entonces puede ser un tema de posicionamiento”. El académico insiste en la importancia de repetir la pregunta en distintos escenarios “y allí por ejemplo Rusia también está presente, ¿se justifica que Rusia y China tengan un negocio de armas y que le vendan a los rebeldes, eso es todo lo que significa Siria? Entonces allí creo que hay interrogantes que con una perspectiva más amplia y una visión a futuro se deben resolver”, apunta.

En este sentido hay que evaluar con mayor cautela el rol de Rusia y su histórico afán expansionista. “Que Rusia se posicione en Siria, mientras que en Turquía todavía hay bases militares estadounidenses que aún están en conflicto y en debate, eso juega un poco a ese tablero militar (que se está desarrollando). Además, de todos los conflictos que tiene Rusia en el Sur, como Crimea, con los Partidos Pro-rusos, toda esa zona todavía está en conflicto. Entonces ganar un poco ese espacio y detener el avance de la OTAN, que siempre ha sido uno de los afanes rusos, creo que es algo importante. Es así que siempre hay que ver bajo qué lentes se mira esto: estamos hablando de una guerra religiosa o una ideológica, de una guerra de identidad”, detalla Ladines.

Sin embargo, son las provocaciones militares entre EE.UU. y Corea del Norte los que han elevado los niveles de tensión de la escena internacional. Frente a esto, el profesor de la Universidad Pacífico asegura que hay un juego que se desarrolla entorno a una competencia respecto a quién puede ser más irracional que el otro. “Mientras antes tenías un Obama que desarrollaba estrategias con algún tipo de lógica y ciertas limitantes dejando a Corea del Norte como los irracionales; ahora tienes al mismo país chocando de forma más beligerante contra un Trump que desarrolla una política impredecible, en la que no sabemos todos los días qué va a pasar, qué bombardeó, qué declaración hizo, porque nada lo puede controlar”, asegura Ladines.

Para los apocalípticos, estas maniobras parecen dejar todo a punto de una tercera guerra mundial que además tiene carácter nuclear, sin embargo, como asegura el economista, lo acontecido hasta ahora tiene altas probabilidades de permanecer en el terreno de la provocación. En todo caso, de acuerdo a Ladines, una posibilidad para recobrar la compostura, al menos desde el gobierno estadounidense, consistiría en recuperar una figura estratégica similar a la de Steve Bannon, asegura el especialista. Finalmente todas las acciones desarrolladas hasta el momento se han mostrado reactivas y ajenas de planeamiento alguno.

Tiempo Global toca temas de actualidad nacional e internacional, vinculados con las materias de trabajo de nuestro Instituto. Puedes escuchar aquí el bloque completo: