16/05/2013

Deceso de dictador Jorge Rafael Videla motiva balance sobre derechos humanos en Argentina

El pasado viernes ocurrió el deceso, por causas naturales, de Jorge Rafael Videla, quien encabezó la dictadura militar argentina entre 1976 y 1981.  Videla cumplía una condena a cadena perpetua por delitos de lesa humanidad en una cárcel ubicada a 50 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires. Debido a esta condena, no se rendirán honores de ningún tipo en sus funerales por una disposición interna gubernamental.

En la sociedad argentina existe consenso sobre el legado que deja Videla, quien fue juzgado y condenado en democracia. Argentina es el país latinoamericano con mayor número de condenados por violaciones a los derechos humanos. A la fecha, 244 personas cumplen condena por diversos crímenes y, al menos, 68 más serán procesadas durante los próximos 18 meses. Los cargos incluyen el secuestro, asesinato y torturas de cientos de argentinos, así como el robo de menores de edad a militantes de izquierda durante los años del último gobierno de facto del país del sur.

Videla no expresó en vida arrepentimiento alguno por sus crímenes, que comprenden la desaparición de miles de personas y los robos de bebés. El militar intentó justificar su conducta en la supuesta “lucha contra la subversión” que motivó el golpe de Estado que encabezó en 1976, junto a la cúpula castrense de aquel momento. Miembros de organizaciones de derechos humanos en Argentina señalaron que el trabajo por la justicia en su país aún no ha concluido.

El País

 

Deja un Comentario:

Nombres:

Correo electrónico:

Mensaje: