10/10/2014

IDEHPUCP y la Defensoría del Pueblo impulsan creación de grupo de trabajo sobre Convención acerca de derechos de adultos mayores

Grupo de Trabajo Adultos MayoresEl IDEHPUCP, en alianza con la Defensoría del Pueblo (DP), a través de su Adjuntía para la Administración Estatal, ha propiciado la creación de un grupo de trabajo que discuta y revise la propuesta peruana para el proyecto de Convención Interamericana sobre la promoción y protección de los derechos de las personas adultas mayores.

El martes 07 de octubre se realizó la primera reunión interinstitucional para conocer el proyecto de tratado con la presencia del actual Defensor del Pueblo, Eduardo Vega; la adjunta para la Administración Estatal de la DP, Eugenia Fernán Zegarra; el director de la Dirección de Asuntos Sociales del Ministerio de Relaciones Exteriores, César de las Casas; la directora de Personas Adultas Mayores del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP). Participaron también representantes del Ministerio de Inclusión Social y Desarrollo (MIDIS), Ministerio de Salud (MINSA), Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (MINJUS), Poder Judicial, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y de la organización HelpAge International. En representación de nuestro Instituto, participó Iris Jave, coordinadora de Relaciones Institucionales y Proyectos.

Según el Censo de Población y Vivienda del año 2005, el 8.5% del total de la población peruana cuenta con 60 años o más. Sin embargo,  esta cifra aumentó al 9.1% según el censo realizado en el año 2007. Sumado a esto, las proyecciones contenidas en el Plan Nacional para las Personas Adultas Mayores 2006 – 2010 estimaron que para el año 2010, 2025 y 2050 esta proporción subirá al 10,8%, 12,4% y 21,3% respectivamente.

Más allá de las cifras demográficas que demuestran la importancia en la atención de este grupo poblacional, debemos mencionar que las personas adultas mayores tienen un marco internacional y nacional que busca que el Estado garantice sus derechos en la sociedad. Consideramos que el envejecimiento en la región no debe ser visto como una amenaza, sino como una alerta para atender a estos derechos que han sido vulnerados de diferentes formas, incluso por las propias familias de los adultos mayores. Debemos reconocer además, que el envejecimiento no es sino un proceso que inicia desde que nacemos y continua a lo largo de nuestra vida, lo que termina generando efectos más visibles en el transcurso de los años.

Tal como indica la Defensoría del Pueblo, desde la normativa internacional existen diversos documentos referidos a los derechos de las personas mayores, entre ellos, el  Plan de Acción Internacional de Madrid sobre Envejecimiento (2002), la Declaración de Brasilia (2007) y la Carta de San José sobre los derechos de las personas mayores (2012).[1] Es justamente en dicho año que se inician las gestiones para el desarrollo de un proyecto de Convención Interamericana sobre los derechos de las personas adultas mayores a nivel de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Este proyecto viene siendo discutido desde el año 2012 en adelante y ha permitido que se presenten diversas propuestas de los países miembros. Así, en el caso peruano, la Dirección de Asuntos Sociales (DAS) del Ministerio de Relaciones Exteriores coordina la posición nacional en el Grupo de Trabajo sobre los Derechos de las Personas Adultas Mayores de la OEA, instancia que prepara el proyecto de convención interamericana para la promoción y protección de los derechos de las personas mayores.[2]

El Grupo de trabajo tendrá una segunda reunión interinstitucional en noviembre del presente año, en la que se abordarán los avances en las negociaciones del proyecto de la Convención, así como una presentación de los hallazgos del informe de Naciones Unidas acerca de los derechos de las personas adultas mayores por parte del PNUD. Con la formalización del grupo de trabajo se busca generar un espacio de intercambio institucional para incidir en el proyecto de la Convención, así como en el monitoreo y evaluación de la implementación de la política pública acerca de las personas adultas mayores en el país.

Escribe: Diego Uchuypoma, investigador del IDEHPUCP


[1] Desde la normativa nacional encontramos la Ley N° 28803 – Ley de las Personas Adultas Mayores y su reglamento aprobado por Decreto Supremo N° 013-2006 MIMDES. Esto permitió que en el año 2011 se aprobará la política nacional de las personas adultas mayores y posteriormente, el Plan Nacional para las Personas Adultas Mayores 2013 – 2017, cuyos cuatro lineamientos se centran en: envejecimiento saludable, empleo, previsión y seguridad social; participación e Integración social; y  educación, conciencia y cultura sobre el envejecimiento y la vejez. Mayor información disponible en: http://www.defensoria.gob.pe/blog/

[2] Esta oficina también es la que apoya y coordina la posición peruana frente al Grupo de Trabajo de composición abierta sobre Envejecimiento de las Naciones Unidas, creado con la finalidad de evaluar la situación de las personas adultas mayores.

 

Deja un Comentario:

Nombres:

Correo electrónico:

Mensaje:

1 Comentarios:

Martha

El derecho de los adultos mayores, deben ser vistos y enfocados, de la misma manera que el derecho de los niños y adolescentes, de ACUERDO A LA EDAD CRONOLÓGICA. Ya que así como el niño desde que nace, va día a día en desarrolllo progresivo con todas sus facultades, así mismo el adulto mayor desarrolla su retroceso en sus facultades, debiendo ser comprendido este hecho, no sólo por la familia, sino también por el Estado en caso de abandono. Así mismo deben ser reconocidos y establecidos todos sus derechos en forma favorables a los adultos mayores. Empezando a denunciar a manera de incumplimiento, por ejemplo, a los responsables de los transportes públicos, que sin ninguna consideración, ponen el cartel de asiento reservado, y colocan sólo dos asientos de todo el ómnibus, y agravan esta situación porque los asientos se encuentran sobre las ruedas y los de la tercera edad, algunos inválidos, tienen que levantar los pies para subir peldaños internos e incómodos en la parte delantera. Es un atropello para las personas adultas mayores este hecho. Así como que debe prepararse a los choferes y cobradores a fin que les den mejor trato y les brinden mejores asientos y obliguen a los jóvenes y pasajeros adultos, aún fuertes, que a los adultos mayores se les ceda el asiento, bajo alguna sanción, que debe, quedar establecido, para evitar atropellos. Lógico que se debe establecer una norma para el ciudadano en común, que debe tener la obligación de darle preferencia al niño menor de diez años y al adulto mayor, sea cual fuere su edad. Para este hecho se deben convocar a supervisores que suban a los vehículos de transporte Público y verifiquen este hecho, con autoridad y responsabilidad.