Club de la construcción

Este “Club” estaría integrado por empresas como Graña y Montero, Obrainsa, Málaga, Cosapi, Iccgsa, Johe S.A., Grupo Plaza, Constructora San Martín, OAS, Andrade y Gutiérrez, Mota Engil, Queiroz Galvao y HyH. El “Club” habría operado entre el 2011 y el 2014, pero no se descarta que estuviera presente en otro tiempo. Estas empresas se habrían agrupado, así como habrían tenido representantes ante el Estado, quienes se habrían encargado de gestionar sus intereses privados a fin de la adjudicación de grandes obras de infraestructura. Cada vez que había un proceso de licitación, las empresas habrían acordado quién sería la beneficiada con la buena pro, para lo cual habrían realizado una pre-relación. Es decir, habrían simulado y suplantado la elección del postor ganador por un previo arreglo.

EL posible modus operandi consistía en que el representante de las empresas habría llevado esta pre-relación –con la empresa ganadora- al MTC, donde un funcionario público se encargaba de su ejecución. Este funcionario recibiría un pago por parte de la empresa ganadora. Cabe resaltar que los pagos no salían del dinero del “Club”, sino del sobrecosto de las obras. Las licitaciones bajo sospecha comprometen casi 10 mil millones de soles, el cual podría duplicarse si se confirma que este esquema se repitió entre el 2015 y 2017. Los delitos involucrados son el de lavado de activos, tráfico de influencias y organización criminal.

 

[Información actualizada hasta el 30 de julio de 2018]

Línea de tiempo

Descargas


Reporte del caso

Notas relacionadas