Edición N° 27 07/12/2018 Reportaje

Las sombras en la red de influencias de César Hinostroza

Por: César Romero

Jefe de judiciales del diario La República

Compartir

“Hoy por ti, mañana por mi” y “lealtad” son palabras que utilizó Walter Ríos Montalvo, el expresidente de la Corte Superior de Justicia del Callao, para explicar ante la fiscal suprema adjunta Fany Quispe Farfán, la forma en que operaba la organización criminal bautizada por la policía como “Los cuellos blancos del puerto”.

La explicación de Ríos pretende ser una justificación a los actos protagonizados por una red integrada por abogados, jueces, fiscales y miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), que con sus acciones pervirtieron el sistema judicial.

Para Walter Ríos el objetivo de la organización era ayudarse unos a otros para ascender en la carrera judicial, sin beneficios económicos directos, y por eso se llamaban “hermanos”. El 28 de agosto del 2018, Ríos fue interrogado en el penal de Ancón por Quispe Farfán, de la Fiscalía Suprema Especializada en delitos de corrupción de funcionarios, sobre el apoyo que el exjuez supremo César Hinostroza dio a la elección de Orlando Velásquez como presidente del desaparecido CNM.

El 8 de julio IDL Reporteros publicó el primer audio que protagonizaba el ex juez Supremo César Hinostroza. (Foto: Andina)

Se manejó la tesis del ‘hoy por ti, mañana por mi’ para que en la siguiente elección sea (Julio) Gutiérrez Pebe el presidente”, fue la respuesta de Ríos. “César Hinostroza tenía mucho interés en la designación (de Velásquez) ya que ambos eran amigos y tener su apoyo en los próximos concursos para elegir jueces supremos convocados por el CNM”, afirmó en esa misma fecha.

Los audios de las escuchas telefónicas realizadas por las fiscales contra el crimen organizado del Callao, Rocío Sánchez Saavedra y Sandra Castro Castillo, con autorización del juez Cerapio Roque Huamancóndor, muestran que esa explicación es solo una máscara que esconde las reales intenciones del grupo.

La ONPE elige presidentes, ese es el poder real y la finalidad real de esta organización. Falta mucho por descubrir aún”, deduce la fiscal Rocío Sánchez.

Los alcances o finalidad de esta forma de corrupción es nombrar jueces y fiscales amigos que les permitan tener hegemonía en todo el sistema de justicia. Empezaron en la Corte del Callao. Allí nombraron a dedo jueces supernumerarios amigos. Pero, eso era insuficiente para sus objetivos, así con la complicidad de los integrantes del CNM, a la cabeza de Guido Aguila, fueron nombrando titulares amigos a nivel nacional para ampliar su organización. El plan no termina allí. Hinostroza buscó ser presidente del Poder Judicial, para tener poder político”, declaró la fiscal Rocío Sánchez para este reportaje.

Sánchez anota que con ese objetivo, “Hinostroza toma contacto con operadores políticos como José Luis Cavassa Roncalla y así a través de la ONPE dar garantía al grupo de poder de su afinidad. Hinostroza buscó contacto con Fuerza Popular y el Apra. La ONPE elige presidentes, ese es el poder real y la finalidad real de esta organización. Falta mucho por descubrir aún”.

Continuar Leyendo

Hay diversos indicios, proporcionados por testigos y colaboradores, de que detrás del exjuez supremo hay otros involucrados de mayor importancia y con otros intereses, gente que aún permanece en la sombra o que, de haberse revelado sus nombres, han sido lo suficientemente astutos como para que su verdadero rol pase desapercibido.

Tras el escándalo de los “CNM Audios”, el Consejo Nacional de la Magistratura ha pasado a convertirse en la Junta Nacional de Justicia. (Foto: Andina)

Esto explicaría, de acuerdo con la fiscalía, cómo Hinostroza pudo salir del país y su fuga no ser detectada sino hasta diez días después. El exjuez supremo tenía impedimento de salida del país desde el 13 de julio de este año, dispuesta por la Corte Suprema.

Pese a todo, el 7 de octubre, cruzó por el paso fronterizo de Aguas Verdes y Huaquillas, rumbo a Ecuador, sin activar ninguna alerta. En Ecuador tomó un vuelo a Holanda. La fuga del exmagistrado recién se advirtió el 17 de octubre. Ese día se presentó a la Brigada de Extranjería de la Policía española para solicitar asilo político. Horas antes había aterrizado en Madrid, procedente de Ámsterdam, Holanda.

Previamente, el 11 de octubre, su esposa Gloria Elisa Gutiérrez Chapa también llegó a España, en un vuelo directo de Lima. Aunque ella no tenía impedimento de salida del país, ni era objeto de la investigación, su viaje tampoco alertó a nadie. Viajó al día siguiente de que su esposo cruzara la frontera.

El principal sospechoso de apoyar al exmagistrado, antes de ser descubierto y luego con su fuga, es el narcotráfico.

Para las fiscales del Callao la fuga estuvo muy bien planificada y requirió de una logística especial, lo cual debió tener un alto costo económico.

Hinostroza fue detenido en España y el pedido de asilo no parece tener futuro. Sin embargo, el proceso de extradición le permitirá regresar al Perú en mejores condiciones de las que se encontraba antes de su salida del país y responderá solo sobre los hechos y delitos que aprueben los jueces españoles en el proceso de extradición.

Las sombras del narcotráfico

El principal sospechoso de apoyar al exmagistrado, antes de ser descubierto y luego con su fuga, es el narcotráfico. El puerto del Callao es el principal punto de salida de embarques de droga a Estados Unidos y Europa. Un testigo protegido ha declarado a la policía que el 80% de los estibadores del Callao trabajan para bandas que infiltran paquetes de cocaína en los contenedores de carga.

El jefe de la Dirandro, general PNP Héctor Loayza Arrieta declaró en una conferencia de prensa, ofrecida en marzo, que el 40% de la droga que sale del VRAEM tiene como destino el Callao. Los principales financistas, dijo, son las mafias serbias. En el puerto operan cinco bandas locales, que actúan como intermediarios entre los serbios y los clanes productores de droga en el VRAEM, entre los que se encuentran “Tater Bustamante”, “Barros”, “Maschico”, “Meteoro”, el grupo Tineo, Bendezú y Quispe, Quispe Marmolejo, “Pajacho”, “Vacachorro”, entre otros.

Gerson Gálvez, alias ‘Caracol’ cumple una condena de 35 años de cárcel por el delito de tráfico ilícito de drogas. (Foto: Andina)

“Los cuellos blancos del puerto” fueron descubiertos en el marco de una investigación a una de las organizaciones de sicariato y narcotráfico que operan en el Callao, denominada “Rich Port”. Los esfuerzos de la fiscalía y la policía para desarticular estas organizaciones criminales siempre se estrellaban en los tribunales chalacos, recuerda la fiscal Sandra Castro.

Los involucrados eran liberados y las pruebas desaparecen o son minimizadas, como sucede con los grupos criminales encabezados por Gerson Gálvez “Caracol”, Renzo Espinoza Brizolessi “Renzito” o Carlos Macdowell Villacorta, este último, cabecilla de “Los Reyes de Puerto Shejo”. Ellos o sus secuaces son investigados por la fiscalía o detenidos, pese a lo cual siguen con sus actividades o incluso hay casos en los que son puestos en libertad, al poco tiempo.

Es en este contexto que las fiscales captan la llamada de uno de los abogados de la organización de narcotraficantes con un personaje desconocido, en ese momento, hablando de un evento que se realizaría al día siguiente: el nombramiento de un juez.

La fiscalía y la policía decidieron seguir esa llamada y así llegaron, aunque sin identificarlos inicialmente, a Walter Ríos y otros magistrados. La fiscalía separó los casos y la policía bautizó al nuevo proceso como “Los cuellos blancos del puerto”, en alusión al traje sastre que utilizan los abogados. La idea inicial de esta segunda investigación fue neutralizar el apoyo judicial que podría recibir la organización “Rich Port”. Lo que descubrieron fue algo mayor.

Hoy la tarea es más difícil, por la falta de apoyo institucional desde que el fiscal de la Nación, Pedro Gonzalo Chávarry Vallejos, aparece salpicado por el escándalo.

Pero, más allá de esa llamada con un abogado vinculado a un caso de narcotráfico, en los audios no aparece un indicio claro que los jueces de la red de Hinostroza trabajen para un determinado grupo de narcotraficantes o tengan algún interés especial por los procesos vinculados a este tema.

No hay diálogos de los jueces con alguna persona evidentemente vinculada al narcotráfico, ni sobre temas vinculados al narcotráfico. Sí se trata de jueces y abogados que arreglan procesos judiciales, pero de todo tipo: simples robos, hasta litigios por tierras, permisos de pesca o temas laborales.

Amistades peligrosas

Evidencias directas del narcotráfico no han podido ser identificadas hasta hoy. A las fiscales Sánchez y Castro les faltó tiempo para profundizar sus investigaciones. Hoy la tarea es más difícil, por la falta de apoyo institucional desde que el fiscal de la Nación, Pedro Gonzalo Chávarry Vallejos, aparece salpicado por el escándalo.

Una serie de audios, grabados entre mayo y junio, revelaron que Hinostroza apoyó la ratificación de Chávarry como fiscal supremo, luego su elección como fiscal de la Nación y, a continuación, propició una reunión con un empresario de medios de comunicación, para que respalden la gestión del titular del Ministerio Público.

Pedro Chávarry juramentó el 20 de julio como Fiscal de la Nación pese a que días antes salió a la luz una conversación entre él y César Hinostroza. (Foto: Andina)

En un diálogo del 11 de mayo, Hinostroza habla por teléfono y le propone al entonces presidente del CNM, Orlando Velásquez, una reunión con Chávarry, quien por esos días afrontaba el proceso de ratificación como fiscal supremo.

– Orlando Velásquez: Cesitar.

– César Hinostroza: Sí, hermanito, me llamaste, ¿cómo estás?

– Velásquez: Sí, estoy viajando.

– Hinostroza: Pedro Gonzalo Chávarry me dijo para reunirnos esta semana que viene.

– Velásquez: Ya pues.

– Hinostroza: Ya sabes por qué motivos, ¿ya?

– Velásquez: Ya, listo.

La intervención de Hinostroza dio resultado.  El 3 de julio Chávarry fue ratificado de oficio, como fiscal supremo, con el voto de seis de siete consejeros. La norma interna del CNM señalaba que para la ratificación de oficio se requería el voto de los siete consejeros. La decisión quedó registrada en el acta de la sesión extraordinaria N° 3097 y nunca se emitió la resolución de ratificación.

Para entonces ya eran frecuentes los favores comunes entre ambos. En otro audio, grabado el 13 de febrero, Hinostroza le pidió a Chávarry, en ese momento Fiscal de la Nación encargado, copias de las resoluciones de archivo de sus investigaciones. “Nuestro hermano, o sea Toño, (José Antonio Peláez Bardales) en su momento, también dicto una resolución de archivo para la pericia financiera, para la visa que me piden a Estados Unidos, me están diciendo que adjunte una constancia o, en todo caso, las carpetas fiscales, donde se archivaron todas esas denuncias que tengo”.

En busca de la titularidad

Las escuchas iban a entrar a una segunda fase, más compleja cuando todo tuvo que detenerse, a fines de junio de este año, por diversos factores. Los involucrados fueron advertidos que sus llamadas telefónicas eran escuchadas por las autoridades. Además, Telefónica del Perú informó que el número que estaban escuchando pertenecía al juez supremo César Hinostroza, con lo que la Fiscalía contra el crimen organizado del Callao perdía jurisdicción.

[A] partir de las escuchas, es que esta red busca tener a jueces titulares, no a provisionales.

Al tratarse de un fiscal supremo, solo otro fiscal del mismo nivel puede investigar al hoy fiscal de la Nación. Eso o el Congreso de la República. Además, al trascender los audios a la opinión pública, la fiscal Sánchez debió remitir todo lo que tenían sobre Hinostroza al fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, en sus últimos días de gestión.

Lo que se descubrió es importante y trascendente para descubrir a todos los implicados. Una conclusión interesante, a partir de las escuchas, es que esta red busca tener a jueces titulares, no a provisionales, que son más volátiles en el cargo. “La red se percató que los provisionales no les servían por mucho tiempo, por lo que deciden que a estas personas que hicieron ingresar como provisionales, sean nombradas por el CNM para que les sirvan siempre, en base a la lealtad al grupo o la red”, subraya la fiscal Sandra Castro.

Luego, agrega, estos jueces titulares les servían para favorecer a los abogados amigos, con lo cual mantener el poder e influencia de la red. Además, los jueces titulares son votos para la presidencia de la Corte Superior de Justicia o la Corte Suprema, como se evidenció en la elección de Walter Ríos en la presidencia de la Corte del Callao y era lo que buscaba Hinostroza, para la presidencia de la Corte Suprema”.

En dos llamadas, registrada el 28 de abril, entre César Hinostroza, Walter Ríos y el expresidente del CNM, Guido Aguila se evidencia el sistema de lealtades que propiciaba la red y la participación del CNM para nombrar a los jueces titulares.

Walter Ríos, ex presidente de la Corte Superior del Callao, fue detenido por la Fiscalía el 16 de julio. (Foto: Andina)

En la primera llamada, a las 12:06 del día, entre Hinostroza y Aguila, el exjuez supremo le dice al consejero: Tú siempre serás mi amigo. Así no seas presidente, yo siempre soy amigo” y hablan de contratar a Verónica Rojas, cuñada de Aguila como administradora en la Corte del Callao.

En la segunda llamada, a las 13:33 horas, Ríos confirma las gestiones para contratar a Rojas y hablan de los nombramientos de jueces titulares:

– Walter Ríos: Lo que yo quiero conseguir… mira, en este rush final tenemos que llegar hasta el cielo, sobre todo…

– Guido Aguila: Sí, claro que sí.

– Ríos: Sobre todo viendo el terreno para el año siguiente, para que un amigo…

– Aguila: Ya, Waltercito, ya protos.

– Ríos: Ya, manito

– Aguila: Ya y nosotros vemos que se siga incrementando gente al grupo, un abrazo.

El control del Consejo

Entre enero y mayo del 2011, Hinostroza pretendió ser nombrado fiscal supremo titular, pero no lo logró. La entonces fiscal de la Nación, Gladys Echaíz Llanos se opuso y le abrió una investigación por enriquecimiento ilícito, frustrando sus deseos.

El 2011, Hinostroza aprobó todos los exámenes del concurso para fiscal supremo realizado por el CNM, lo que le permitió, el año 2013, vía una acción de amparo, que el Tribunal Constitucional le diera el respaldo para ser nombrado. Pero, la votación se estancó en un insalvable cuatro votos a favor y tres en contra, cuando necesitaba cinco votos para ser nombrados fiscal supremo titular.

La sombra negra que proyecta la red de “Los cuellos blancos” se debe buscar en otro sitio. Los colaboradores y testigos solo hablan entre susurros y mencionan posibilidades. Faltan los hechos concretos.

En diciembre del 2015, Hinostroza vuelve a participar en un concurso realizado por el CNM y esta vez logra ser nombrado, pero juez supremo titular. Los audios revelarían después que, para ese año, Hinostroza ya había alcanzado el control del Consejo, a través de los consejeros Guido Aguila Grados, Iván Noguera Ramos, Orlando Velásquez y Julio Gutiérrez Pebe. Hinostroza podía recomendar y lograr el nombramiento y ratificación de jueces y fiscales a nivel nacional.

¿Cómo logró tener Hinostroza el control del CNM, entre el 2013, cuando le faltó un voto para ser nombrado fiscal supremo, y el 2015, cuando lo nombran juez supremo? La posibilidad de que detrás estén empresarios o una agrupación política es descartada por los colaboradores eficaces y testigos.

Los colaboradores eficaces han revelado que es Hinostroza quien utiliza a los empresarios para sus intereses. Los empresarios reciben protección y apoyo en sus procesos judiciales, pero están subordinados a él. Por eso, pagan los almuerzos y gastos de las reuniones propiciadas por Hinostroza, sin regateos ni preguntas.

Es Hinostroza quien le pide a Antonio Camayo que le busque un acercamiento con gente de Fuerza Popular. No es el partido fujimorista el que busca al magistrado. Hinostroza buscaba ser presidente del Poder Judicial. Tenía prisa y suponía que para ello necesitaba apoyo político, además del voto de los jueces supremos.

Camayo interviene como intermediario para los contactos entre Hinostroza y la principal fuerza política en el Congreso. Hinostroza logra reunirse con Keiko Fujimori, a quien identifica como la “señora K” y los congresistas Héctor Becerril y Miguel Torres. Él es quien les ofrece soluciones a sus problemas judiciales.

La sombra negra que proyecta la red de “Los cuellos blancos” se debe buscar en otro sitio. Los colaboradores y testigos solo hablan entre susurros y mencionan posibilidades. Faltan los hechos concretos.Las fiscales Rocío Sánchez y Sandra Castro pretenden esclarecer todas las dudas. Están seguras de lograrlo. Hinostroza alcanzó demasiado poder en poco tiempo y sin que aparentemente nadie se percatara de sus reales intenciones, hasta que se difundieron los audios.

Ocultar