El discurso presidencial, analizado por Gabriela Camacho y Javier Torres, fue "desestructurado y reactivo"

31/07/2017

Con cinco proyectos de ley, un reporte del primer año de su gestión y un discurso de seis mil palabras llegó el presidente Pedro Pablo Kuczynski al hemiciclo el 28 de julio.

En esta edición especial post Fiestas Patrias de Tiempo Global, conversamos con Gabriela Camacho, investigadora del Instituto de Estudios Peruanos, y el antropólogo y Director de Noticias SER, Javier Torres Seoane, para analizar la viabilidad de las propuestas y promesas que el mandatario presentó en el Discurso presidencial de 28 de julio.

Ambos invitados coincidieron en que el mensaje del mandatario fue desarticulado y que, en todo caso, se capitalizó lo realizado durante la situación de emergencia del ‘Niño Costero’, lo que constituye, hasta ahora, el mejor momento de PPK.

“No ha habido un tema articulador. Está tratando de mostrar liderazgo y es por eso que arranca y termina con el mensaje de ‘Una sola fuerza’. De hecho, el mejor momento o el momento más rescatable del discurso, para mi, es cuando presenta a estas nueve personas (quienes participaron en labores de rescate durante el Niño Costero) lo que, de alguna manera, te hace recordar a un presidente, al menos para una parte de la población, que estaba teniendo una posición de liderazgo”, explica Camacho.

Por su parte, el director de Noticias SER, destaca la visión sectorial en el discurso del Presidente de la República. “En un discurso en el que él habla de los sectores que le interesa y los demás parecen sectores como que no existieran. Me parece que le estaba hablando solamente al Congreso, esa es mi impresión. Porque tienes una huelga de maestros en el sur, una huelga de médicos y no dijiste una sola línea”, indica Torres Seoane.

A estos temas se suman como grandes ausentes los Derechos Humanos, entre los que destaca la falta de mención a poblaciones vulnerables como la comunidad LGBTIQ y los pueblos indígenas. Tampoco se ha hecho mención a los diversos conflictos sociales que han ocurrido y aún no cesan tanto en las regiones amazónicas, como a lo largo del Sur.

“Tenemos un ombliguismo bien fuerte en Lima. Se ha querido atender todo lo que han visto en las noticias. Parece que se ha visto cuáles han sido los titulares más importantes en este año y se ha ido uno por uno mencionándolos. Por eso volviendo al ombliguismo de Lima, no se han incluido las huelgas”, detalló la investigadora del IEP, Gabriela Camacho.

Todos los martes a las 02:00 p.m. por Zona PUCP, la radio por internet de la PUCP.