Paola Ugaz: "El Sodalicio busca pasar la página de las denuncias"

21/02/2017

Tiempo Global, el programa de radio del Instituto de Democracia y Derechos Humanos de la Pontificia Universidad Católica del Perú, conducido por Ramiro Escobar, continúa con sus emisiones del año 2017, tocando temas de actualidad nacional e internacional.

Paola Ugaz, periodista y coautora del libro “Mitad Monjes, Mitad Soldados” dialogó con nuestro conductor sobre el estado del caso del Sodalicio de Vida Cristiana, sociedad de vida apostólica en cuyo interior se han registrado casos de abuso físico, psicológico y sexual.

Ugaz comentó el estado de las investigaciones fiscales y eclesiales: “Por el lado de la Fiscalía, la defensa de las víctimas, representada por Héctor Gadea, pidió apelar la decisión de la fiscal María del Pilar Peralta. Ahora el fiscal Frank Almanza tiene dos meses para decidir si se reabre el caso. Por su parte, el Sodalicio quiere pasar la página de las denuncias, para lo cual publicó el informe de la comisión de expertos convocados por ellos, sin ningún cambio aparente, pues los mismos líderes de la institución siguen en el poder. Quieren hacer una cosa muy parecida a la ocurrida con los Legionarios de Cristo, sobre todo, para conservar una fortuna estimada en 1000 millones de dólares”.

La periodista criticó la investigación hecha por la fiscal Peralta: “El argumento de la defensa de las víctimas es que se hizo una mala investigación. Se busca reabrir un caso complejo por asociación ilícita para delinquir, secuestro agravado y lesiones graves. En teoría, esta investigación, que incluyó dinero y aval para entrevistar al fundador del Sodalicio Luis Fernando Figari, iba a durar hasta julio, pero la fiscal la cierra a fines de enero. Hay muchas pruebas que ha dejado de ver. Por ejemplo, nunca convocó a Manuel Sánchez Palacios, presidente de la Comisión de Ética formada por el propio Sodalicio, que acumuló varios testimonios y pruebas. Tampoco llamó a víctimas clave. Y existió maltrato por parte de la fiscal y del abogado de Figari a “Santiago”, una de las víctimas de abusos sexuales cometidos por Figari. En suma, la magistrada asumió los argumentos del abogado Armando Lengua Balbi, quien decía que “Mitad Monjes, Mitad Soldados” es un libro de ficción”.

Ugaz se refirió a otros aspectos clave para entender el caso del Sodalicio: “En Australia acaba de aparecer un informe donde se indica que existen 2000 víctimas de abusos cometidos por miembros de organizaciones católicas y que, en promedio, una persona que ha sido abusada de niño demora 33 años en denunciarlo. Ha pasado con muchas víctimas del Sodalicio, con el agravante que aquí no solo hablamos de abusos sexuales, sino también de un sistema instaurado por Figari con maltrado físico, ninguneo, racismo y clasismo”.

Para la periodista, existen elementos en el carisma del Sodalicio que van más allá de lo estrictamente religioso: “Surge en completa oposición a Gustavo Gutiérrez y la Teología de la Liberación, quienes eran vistos como sus enemigos. Cantaban “Cara al Sol” en varias de sus ceremonias. Hay también muchos aspectos físicos y militares mezclados con diversas taras. Por ejemplo, en las casas de formación de San Bartolo pateaban a muchas personas once veces para “sacarles el cholo mental”, lo que denota un tono racista y cruel. Ellos exportan este estilo a países como Colombia”.

Ugaz se refirió a la estructura de ocultamiento existente en el Sodalicio: “Existe una vocación por el ocultismo, en denominar como traidor a la persona que relata eventos que confrontan a la organización. En este informe, Sandro Moroni, superior general, indicó que existen cuatro abusadores sexuales – uno de los cuales ya falleció – y ha mantenido en secreto la identidad de otros cuatro que se mantienen en la organización. Asimismo, el informe de la comisión no habla de encubridores. No se toca el caso del sacerdote Jaime Baertl, encargado de las finanzas del Sodalicio, donde una de las víctimas más importantes, Martín Schuech, lo acusa de haberlo hecho fornicar con una silla como maltrato psicológico. En el caso de Moroni, todo indica que busca pasar la crisis lo más pronto posible. Asimismo, la Comisión de Ética puso una conclusión que no se aceptó en el Sodalicio, que era la salida de todos los dirigentes del Sodalicio. De hecho, el señor Sánchez Palacios se siente decepcionado por esta actuación. Y la segunda comisión ha sido conformada por personas pagadas por el Sodalicio”

Ugaz se refirió a los aspectos sociales de la organización y lo que dice este caso de la realidad peruana: “Estamos ante una sociedad permisiva ante el pecado, pero no ante el escándalo. Nadie quería denunciar los casos que allí ocurrían y que muchos lo sabian. Habia cierto prestigio social en ingresar al Sodalicio, como ruta para ser santo y mantener cierto estatus. Se habla del “Hombre Nuevo” desde una perspectiva de derecha. Se conciben a sí mismos como una entidad de cruzada, donde la formación del Sodalicio es vista como un acto heroíco para salvar al país de la izquierda y Gutiérrez era visto como un monstruo. Eran los guardianes ideológicos perfectos”.

La coautora de “Mitad Monjes, Mitad Soldados” también comentó las consecuencias de estos sucesos: “Quienes están fuera de la organización saben que ha sido parte de una secta y los programaron. Les dieron amor al secretismo, a aguantar todas las humillaciones y hacer la desprogramación es durísimo. Hay mucha gente que quisiera salir, pero que no tiene el dinero porque no sabe que hacer fuera de ese esquema. Hay dramas tremendos, buscan trabajo y hay casos donde la familia los desprecia por haber salido del Sodalicio”.

Finalmente, Ugaz señaló el rol clave de la sociedad civil frente a este caso: “Los padres tienen que hacer algo para que no hagan un proselitismo tan fácil. Tienen que tomarse medidas para que no estén frente a profesores o lideres religiosos en soledad, así como evitar el proselitismo frente a menores de edad. Es necesario que se declare la imprescriptibilidad de abusos sexuales y se cree la comisión propuesta por Alberto de Belaúnde en el Congreso de la República”.

 

(21.02.2017)

Otras ediciones del programa

Todos los martes a las 02:00 p.m. por Zona PUCP, la radio por internet de la PUCP.