24/10/2023

Presentación del informe de la Relatora Especial y realización de evento de discusión: dos recientes esfuerzos en la lucha por garantizar los derechos humanos en Corea del Norte

Por Estephany León Rodríguez (*) 

Los días lunes 23 y martes 24 del presente mes tuvieron lugar dos eventos sumamente relevantes para la discusión en torno a la situación de los derechos humanos en la República Popular Democrática de Corea (en adelante, RPDC). Se trata de la Corea del Norte y el evento realizado por la Misión Permanente de la República de Corea ante dicha organización y el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América.

Cabe recalcar que estos eventos se realizaron en el contexto de diversos hitos históricos: el 75 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, el 70 aniversario del Acuerdo de Armisticio de Corea, el décimo aniversario de la creación de la Comisión de Investigación (COI) sobre derechos humanos en la RPDC y el noveno aniversario del nombramiento de un Relator Especial sobre la situación en este país. Frente a este panorama, no es de extrañar que en el presente año se haya evidenciado con mayor prominencia la creciente preocupación de la comunidad internacional por las violaciones de derechos humanos que tienen lugar en la RPDC [1].

La presentación del informe de la Relatora Especial sobre la situación de los derechos humanos en la RPDC ante la Asamblea General

El día lunes 23 de octubre de 2023, la doctora Elizabeth Salmón, Relatora Especial sobre la situación de los derechos humanos en la RPDC, presentó su informe ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. Este documento resalta las preocupaciones del mandato sobre la existencia de graves violaciones de los derechos humanos en este país. En este sentido, se incide en las violaciones generalizadas de los derechos de grupos vulnerables en la RPDC: los niños/as [2] y las mujeres [3]. Además, se subraya la necesidad de utilizar un enfoque centrado en las víctimas en tanto permite tener una visión más holística de las experiencias de las personas afectadas.

Además, este importante documento presenta un panorama actualizado de la situación de los derechos humanos en este país, enfatizando el impacto del prolongado estado de conflicto en península coreana y la militarización de la RPDC. Al respecto, se ahonda en las interrelaciones entre los derechos humanos, la paz y la seguridad, incluyendo el ámbito de las mujeres, la paz y la seguridad. En este sentido, el informe destaca que, en Estados afectados por conflictos, la creciente inversión en seguridad nacional reduce la seguridad física de sus ciudadanos. De esta manera, en el caso de la RPDC, la militarización conlleva la imposición de una alta “carga militar” en la población, afectando desproporcionadamente a los grupos más vulnerables, en particular a las niñas y niños y las mujeres. 

Se señala que este tipo de políticas que priorizan la militarización son a menudo financiadas a expensas de recursos sociales, limitando así los recursos disponibles para programas socioeconómicos y derechos humanos, incluyendo alimentación, atención médica, agua, saneamiento y un nivel de vida adecuado. Al respecto, se establece que el descuido de los gastos sociales por parte de un gobierno debido a la priorización de gastos militares puede considerarse una forma de violencia [4]

Siguiendo lo expresado en el informe, la militarización de la RPDC también ha dado lugar a una mayor represión de las libertades fundamentales y los derechos humanos de sus habitantes. En efecto, la militarización extrema es a menudo utilizada por el gobierno como pretexto para aumentar su presencia en la vida de los ciudadanos. Al respecto, existen testimonios sobre la vigilancia y control del gobierno, que actúa restringiendo las libertades básicas de los ciudadanos y criminalizando la disidencia. Las personas que intentan abandonar el país, consumen medios extranjeros o critican al gobierno enfrentan graves represalias. La militarización también tiene un impacto negativo en los derechos laborales, ya que promueve un sistema de trabajo forzado y contribuye a la explotación y el castigo masivos de la población [5].

Asimismo, el mencionado documento incide en las preocupantes consecuencias de las sanciones internacionales impuestas a la RPDC en respuesta a su desarrollo de armas nucleares y programas de misiles balísticos [6]. Estas sanciones, que han implicado la reducción de las relaciones comerciales internacionales y del apoyo humanitario, han afectado gravemente las condiciones de vida y los derechos humanos de la población, al reducir recursos esenciales, como alimentos y medios de vida. Las sanciones también han tenido un impacto desproporcionado en las mujeres, especialmente aquellas involucradas en el jangmadang (mercado informal) y en la manufactura de textiles. Además, han afectado negativamente a las niñas y niños, contribuyendo a la malnutrición y el retraso en el crecimiento [7]. 

Igualmente, el informe enfatiza que los derechos humanos y la paz están estrechamente relacionados y que la participación de las mujeres es esencial para lograr una paz sostenible. Teniendo esto en cuenta, se subraya la importancia de integrar un enfoque sensible al género en todos los aspectos de la toma de decisiones sobre paz y seguridad. Además, se destaca que las mujeres deben desempeñar un papel significativo en los procesos de paz, lo que requiere un mayor empoderamiento y participación de las mujeres en todos los niveles de la sociedad [8]. 

El evento realizado por la Misión Permanente de la República de Corea ante las Naciones Unidas y el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América

Por otro lado, el día martes 24 de octubre, se realizó el evento denominado “Side-event on the situation of human rights in the Democratic People’s Republic of Korea DPRK: human rights violations and repercussions” (“Evento paralelo sobre la situación de los derechos humanos en la República Popular Democrática de Corea (RPDC): violaciones de los derechos humanos y sus repercusiones”). 

Este evento incluyó palabras de apertura y un panel de discusión el cual se centró en la situación de los derechos humanos en la RPDC, los ámbitos y situaciones en las que se evidencia de manera más prominente su vulneración y las posibles repercusiones que estas violaciones pueden tener tanto a nivel nacional como internacional. De esta manera, se discutieron las posibles implicancias en lo que respecta a la paz y la seguridad a nivel global y el papel fundamental que puede desempeñar la comunidad internacional para lograr mejoras en los derechos humanos de los habitantes de la RPDC. 

Los oradores en este evento fueron destacados titulares de mandatos relacionados con los derechos humanos en la región. En particular, los ponentes del panel de discusión fueron: Elizabeth Salmón, Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre la Situación de los Derechos Humanos en la RPDC; Shin-wha Lee, Embajadora de la República de Corea para la Cooperación Internacional en Derechos Humanos en Corea del Norte; y Julie Turner, Enviada Especial de los Estados Unidos para Asuntos de Derechos Humanos en Corea del Norte. El moderador del panel de discusión fue James Turpin, Jefe de la Sección de Prevención y Sostenimiento de la Paz de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Nueva York.

Comentario final

Los eventos del 23 y 24 de octubre de 2023 representaron espacios relevantes en la lucha por el respeto y garantía de los derechos humanos en la República Popular Democrática de Corea. El informe presentado por la Relatora Especial destaca las preocupantes violaciones de los derechos humanos en el país, agravadas por la militarización y las sanciones internacionales. Además, el evento internacional demuestra el creciente interés de la comunidad global por la situación en Corea del Norte y la necesidad de abordar estas preocupaciones desde una perspectiva de derechos humanos y paz sostenible. En este sentido, se evidencia que los esfuerzos conjuntos de la comunidad internacional, las organizaciones de derechos humanos y los actores involucrados son fundamentales para impulsar un cambio positivo en la situación de los derechos humanos en este país y avanzar hacia un futuro más seguro y equitativo para todas y todos.

(*) Consultora del IDEHPUCP.


[1] Por ejemplo, el pasado 17 de agosto se realizó la primera sesión informativa abierta en el Consejo de Seguridad desde 2017.

[2] En particular se denuncia la existencia de trabajo forzoso, altas tazas de desnutrición y falta de acceso a la información, entre otros.

[3] En particular se denuncia la existencia de violencia de género y violaciones a los derechos laborales y reproductivos, entre otros.

[4] Párrafos 10-25 del reciente informe de la Relatora Especial sobre la situación de los derechos humanos en la RPDC.

[5] Ibid

[6] De acuerdo al párrafo 23 del reciente informe de la Relatora: “El Consejo de Seguridad impuso una serie de sanciones a la República Popular Democrática de Corea después de que realizó pruebas nucleares en 2005, 2009, 2013, 2016 y 2017. Las sanciones equivalen a una prohibición casi total del comercio, la inversión y las transacciones financieras relacionadas con la República Popular Democrática de Corea.” (traducción mía)

[7] Párrafos 10-25 del reciente informe de la Relatora Especial sobre la situación de los derechos humanos en la RPDC.

[8] Párrafos 26-40 del reciente informe de la Relatora Especial sobre la situación de los derechos humanos en la RPDC.

Deja un Comentario:

Nombres:

Correo electrónico:

Mensaje: