27/02/2020

Columna de Cécile Blouin: Nada sorprendente, todo preocupante: miedos alrededor de la migración venezolana

Foto: Andina

Fuente: IOP PUCP

Compartimos la columna de Cécile Blouin, investigadora del IDEHPUCP, publicada por el Instituto de Opinión Pública (IOP).


Con la primera pregunta de la Encuesta sobre los cambios en las actitudes hacia los inmigrantes venezolanos en Lima-Callao 2018-2019, queda claro que en el año 2019 la población limeña y del Callao tiene un mayor acercamiento a la realidad del fenómeno migratorio que en el año 2018; la mayoría de la población limeña y del Callao responde a la pregunta “cuántas personas venezolanas han llegado al Perú” en concordancia con la la cifra oficial de más de 860,000 personas. Además, en 2019 solamente un 5% no responde la pregunta mientras que en 2018 este porcentaje alcanzaba el 20%.

En cuanto a las actitudes y estereotipos hacía la población venezolana, los resultados de la Encuesta son preocupantes. A diferencia de las inquietudes frente a un posible desplazamiento de los trabajadores nacionales por trabajadores extranjeros, que se mantienen estables entre 2018 y 2019, las percepciones vinculan a la migración con el miedo y la delincuencia, alcanzando porcentajes altísimos. Es así que, mientras que en 2018 el 55% de las personas encuestadas afirmaba que muchos de los venezolanos se dedicaban a actividades delictivas, esta proporción alcanzó el 80% en el 2019. En cuanto al miedo, el porcentaje se multiplicó por dos entre 2018 y 2019 con 24.3% y 52.4% respectivamente.

Todas estas percepciones responden a un clima de miedo alimentado por los medios de comunicación que usan y abusan de hechos delictivos aislados para construir generalidades y estereotipos sobre la población venezolana en general. En los últimos meses, la población venezolana se ha venido siendo usada como el chivo expiatorio de los problemas de la capital: delincuencia, inseguridad, fata de acceso a servicios etc. A pesar de la realidad de los hechos[1], los anuncios como el de la Brigada Especial por parte de la Polícia Nacional del Perí siguen alimentando ests discursos. A su vez las percepciones positivas sobre la población venezolana han disminuido.

En la misma línea, las opiniones en cuanto a las respuestas que debe dar el Estado responden a la lógica del miedo. La opción de “prohibir la entrada de personas venezolanas” se ha duplicado pasando del 16% al 30.4% en un año. Además del rol de los medios de comunicación, cabe recordar que el 2019 ha sido el año de la implementación de una visa humanitaria como mecanismo de ingreso previo al territorio peruano. Esta visa, a pesar de su nombre, tiene poco de “humanitario”, ya que se ha convertido en un obstacúlo más para la migración en condiciones seguras. Su anuncio mediante alocución presidencial se hizo en el marco de una serie de expulsiones colectivas a la población venezolana con antecedentes penales. El vínculo entre seguridad, control, criminalidad y migración apareció claramente. Y podemos suponer, sin mucho atrevimiento, que ello tuvo un impacto en el imaginario colectivo, por lo que explica, por lo menos en parte, estos resultados.

Otro elemento particularmente llamativo de la Encuesta, se refiere a la discriminación en las instituciones públicas. Casi el 60% de las personas encuestadas menciona haber escuchado comentarios discriminatorios sobre la población venezolana en  este tipo de instituciones.  En 2018 este porcentaje llegaba solamente al 36%. Esta alza traduce no solamente un clima de desconfianza y miedo en general, sino que muestra acciones concretas de exclusión en los lugares que justamente proveen servicios públicos al conjunto de la población sin distincción. Ello no es tolerable en un Estado de derecho que parte un principio fundamental la igualdad de trato y no discriminación.

Los resultados presentados en este Boletín deben ser analizados desde una mirada crítica y reflexiva, reiterando que la migración no fue, no es y nunca será la responsable de los problemas de una sociedad. Urge, como ya se advirtió, trabajar en cambiar estas percepciones (o por lo menos no tergiversarla) lo cual incluye a los medios de comunicación y a la misma política migratoria.

[1] Según información de la PNP publicada en La Républica en el año 2019 el 1.8% de las denuncias presentadas ante la PNP han sido presentados contra personas extranjeras, 10,245 denuncias han sido presentadas contra personas venezolanas y el 2% de los internados en penales son extranjeros y. https://larepublica.pe/sociedad/2020/01/22/policia-crea-brigada-especial-contra-la-migracion-delictiva-ministerio-del-interior-dirincri/