27/08/2019

“No estamos todes”: acciones colectivas en conmemoración a las víctimas LGBTI del Conflicto Armado Interno

Existe evidencia de que durante el Conflicto Armado Interno peruano existieron crímenes de odio contra personas lesbianas, gays, travestis y trans (Montalvo, 2017). El Movimiento Homosexual de Lima (MHOL) ha identificado 10 casos de crímenes de odio y 500 personas afectadas, de las que son responsables tanto los grupos subversivos, como las fuerzas militares. Uno de los casos que se volvió emblemático fue el del 31 de mayo de 1989, cuando seis integrantes del MRTA capturaron a ocho personas gays y travestis y las asesinaron a balazos en el bar Las Gardenias de la ciudad de Tarapoto, San Martín. Treinta años después, se considera el crimen de odio más grande de la historia peruana.

Estas ejecuciones estaban enmarcadas en un proyecto político de los grupos subversivos que buscaba la erradicación de las prácticas sexo-afectivas homosexuales y la expresión de género disidente. Este fue el caso de los Comités Abiertos Populares de Sendero Luminoso para el control sobre las prácticas matrimoniales y sexuales o las “cruzadas contra el vicio” organizadas por el MRTA para castigar a homosexuales, prostitutas y la infidelidad (Montalvo, 2017:62-64). La población de las localidades actuó permisivamente frente a estas ejecuciones, en ocasiones celebrándolas o solicitándolas. Algunos cuerpos nunca fueron reclamados por sus familiares y nadie solicitó que se investigaran  y sancionaran los hechos (2017:62-64).

Les invitamos a leer el texto completo escrito por Ariana Jáuregui, socióloga de la PUCP , en donde plantea cómo se entiende la memoria y, en particular, las acciones colectivas de conmemoración para luego reflexionar sobre dónde, qué, quiénes y cómo se conmemora. Este artículo forma parte de la revista Memoria N°29, segunda edición del 2019. Ver el artículo completo aquí: https://bit.ly/30xIpn0

Deja un Comentario:

Nombres:

Correo electrónico:

Mensaje: