28/01/2020

Sé lo que hiciste el domingo pasado: cuando los indecisos deben ir a votar

Mientras se va confirmando el destino de cada voto en las elecciones congresales 2020, lo que sí se puede concluir es que fue un ejercicio de ciudadanía distinto, y que puede trazar un proceso similar para futuros ciclos electorales.  

Por: Alexander Benites Alvarado, asistente de investigación

El domingo pasado, los ciudadanos y ciudadanas acudimos a las urnas para escoger a los representantes que culminarán el periodo legislativo 2016-2021. Sin embargo, a pesar del considerable apoyo a la decisión del presidente Martín Vizcarra de convocar a elecciones, una semana antes de la contienda casi la mitad de electores aún se encontraba decidiendo su voto. Para entender dicha situación, se debe prestar atención a algunas características de esta competencia política tan particular.

La convocatoria a elecciones se lleva a cabo a partir de la disolución constitucional del Congreso de la República, el día 30 de setiembre del 2019. Las discrepancias que han existido sobre la legalidad y legitimidad del mecanismo de la cuestión de confianza quedaron zanjadas con el fallo del Tribunal Constitucional, el cual concluyó que la disolución se encontró dentro de los márgenes permitidos por la Constitución.[1] Pocos días antes de dicho evento, una encuesta elaborada por el Instituto de Estudios Peruanos, mostraba que el 83% de peruanos y peruanas se declaraban a favor de ir a las urnas para escoger a un nuevo Congreso.[2] No obstante, una semana antes de las votaciones, el 43.1% de ciudadanos y ciudadanas señalaron que viciarían su voto o no marcarían la casilla de ninguna organización política.[3]

Si bien se esperaba una disminución de este porcentaje en el conteo final del sufragio,[4] hay elementos que indican que una alta proporción de electores preferirían no votar por ninguna organización política. Por mencionar algunas cifras, en las elecciones congresales del año 2016, el 35% de electores viciaron su voto o no escogieron a ninguno de los partidos. Y, de forma complementaria, los resultados arrojados por la encuesta del Barómetro de las Américas, en el año 2019, muestran que, si los electores tuvieran que acudir a votar, el 42% acudiría a las urnas, mas no escogería a ninguna organización política. Estos datos siguen la misma línea de lo señalado por varios trabajos en la literatura: los electores no escogen a ninguna opción de la oferta de partidos como una señal de reclamo frente a un inadecuado desempeño de los representantes en sus respectivos cargos.[5]

Sin embargo, también existen ciertos elementos contextuales que contribuyen a entender la alta proporción de votos indecisos a una semana de las elecciones, en tanto muestran la dificultad que conlleva escoger una opción alternativa por la cual votar, más aún en el marco de una contienda electoral tan particular. En consecuencia, observar algunos elementos característicos de esta competencia política resulta relevante.

En primer lugar, el tiempo del que han dispuesto las organizaciones políticas y sus candidatos para dar a conocer sus propuestas ha sido bastante corto. Según el cronograma electoral, el 3 de diciembre fue la fecha límite para la publicación de las listas admitidas, y el 27 de diciembre el último día para el retiro de candidatos de la competencia electoral.[6] Es decir, los electores han tenido un aproximado de 30 días para escoger su voto dentro de los partidos que se encuentran en la oferta política oficial. En ese sentido, una campaña tan corta favorece, principalmente, a aquellas organizaciones con una marca ya reconocida, lo cual se encuentra relacionado con una segunda característica –y también un problema- del actual contexto político peruano: la presencia de partidos débiles.

Parte de la indecisión durante la campaña electoral se encuentra relacionada con reglas de juego que permiten la participación de organizaciones políticas que carecen de respaldo ciudadano

No es novedad que, en el Perú, el sistema de partidos ha sido caracterizado como uno poco institucionalizado,[7] con organizaciones políticas que poseen marcas partidarias difusas y, por consecuencia, vínculos débiles con la ciudadanía.[8] La última ola de encuestas del Barómetro de las Américas, en el año 2019, también muestra que el 89% de las y los ciudadanos declararon no simpatizar con ningún partido político del país, mientras que solo el 7% del total señala que tiene confianza en estas organizaciones.[9] Así, esta desconexión, en el escenario de una campaña corta, complejiza la decisión en el voto.

Finalmente, existe un elemento característico de esta contienda electoral que es importante señalar. Al igual que lo ocurrido en el año 1992, en el marco de la elección del Congreso Constituyente Democrático, en las elecciones para completar el periodo legislativo 2016-2021 compitieron listas sin liderazgos nacionales. Así, sin postulantes para la Presidencia de la República, adicionado al voto preferencial para la elección de congresistas, y la utilización del distrito múltiple para la repartición de escaños; genera un escenario de múltiples candidaturas pequeñas, incluso al interior de las propias organizaciones políticas. De esa manera, los partidos no solo buscan diferenciarse entre sí, sino que los políticos al interior de los mismos partidos a su vez buscan diferenciarse de sus pares con agendas propias.

En suma, parte de la indecisión durante la campaña electoral se encuentra relacionada con reglas de juego que permiten la participación de organizaciones políticas que carecen de respaldo ciudadano.[10] De esa manera, con un mandato de un año y unos pocos meses, el nuevo Congreso debe continuar con la reforma política, con miras a fortalecer el sistema de partidos y construir una mejor representación a puertas del bicentenario de la república.


[1] Fallo del TC: Disolución del Congreso fue constitucional. Disponible en el siguiente link: https://elperuano.pe/noticia-fallo-del-tc-disolucion-del-congreso-fue-constitucional-88645.aspx

[2] IEP Informe de opinión – Octubre 2019. Actitudes hacia las próximas elecciones (p.3). Disponible en el siguiente link: https://iep.org.pe/wp-content/uploads/2019/10/Informe-OP-Octubre-2019-elecciones-al-Congreso-2.pdf

[3] Ipsos: Votos blancos y viciados llegan a 43.1% en último simulacro de voto. Disponible en: https://rpp.pe/politica/actualidad/elecciones-2020-ipsos-votos-blancos-y-viciados-llegan-a-431-en-ultimo-simulacro-de-voto-noticia-1240431?ref=rpp

[4] Hernán Chaparro Melo: “Una mitad del país decidirá su voto recién esta última semana, y tendremos cambios”. Disponible en: https://iep.org.pe/noticias/entrevista-hernan-chaparro-melo-una-mitad-del-pais-decidira-su-voto-recien-esta-ultima-semana-y-tendremos-cambios/

[5] Cohen, M. J. (2018). “Protesting via the Null Ballot: An Assessment of the Decision to Cast an Invalid Vote in Latin America” Political Behavior, 40(2), 395-414.

[6] Cronograma electoral para el proceso de Elecciones Congresales Extraordinarias 2020. Disponible en: https://e.an.amtv.pe/noticias-0x0-622738.png

[7] Ver: Levitsky y Cameron (2003); Tanaka (2005); Mainwaring y Scully (1995); Comisión de Alto Nivel para la Reforma Política (2018); Zavaleta (2014).

[8] Lupu (2016); Levitsky, Loxton y Van Dyck (2016).

[9] Statistical Compendium 2018/2019. Weighted Tabulations of Core Variables. Disponible en: https://www.vanderbilt.edu/lapop/ab2018/Statistical_Compendium_2018-19_W_10.22.19.pdf

[10] ¡El próximo domingo!, por Martín Tanaka. Disponible en: https://iep.org.pe/noticias/columna-el-proximo-domingo-por-martin-tanaka/

Deja un Comentario:

Nombres:

Correo electrónico:

Mensaje: