17/07/2015

Dia de la Justicia Internacional: la importancia de la CPI

Corte Penal InternacionalEl 17 de julio se conmemora el Dia de la Justicia Internacional, en honor de la creación de la Corte Penal Internacional. Por tal motivo, reproducimos la declaración de la Red Informal de Ministros de Relaciones Exteriores – de la que nuestro país forma parte – en torno a la importancia de esta fecha.

Hoy celebramos el “Día de la Justicia Internacional”. En este día en 1998, la Corte Penal Internacional (CPI) fue fundada – un hito en la lucha contra la impunidad de los peores crímenes contra la humanidad: el genocidio, los crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra y el crimen de agresión. La idea de un tribunal internacional permanente e independiente que responsabilice a individuos, incluyendo a los jefes de Estado o de Gobierno, para rendir cuenta de esos crímenes fue considerada durante mucho tiempo una utopía. De hecho, la creación de la propia Corte fue nada menos que un milagro de la diplomacia y de la sociedad civil de todo el mundo.

Pero debemos mirar más allá del milagro de su creación y evaluar a esta institución por sus logros. La justicia penal internacional sigue siendo un trabajo en progreso. El Tribunal tiene que, con frecuencia, navegar campos políticos minados cuando investiga aquellos mayormente responsables de crímenes atroces, mientras defiende los más altos estándares del debido proceso y da a innumerables víctimas una voz. La maquinaria judicial independiente de la Corte mantiene su curso. Se han completado tres casos y la Corte ha demostrado su eficacia. Su efecto disuasorio se ha evidenciado empíricamente: algunos posibles autores han evitado cometer crímenes atroces. Como bien seňaló el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon , “la vieja era de la impunidad ha terminado. En su lugar, poco a poco, estamos asistiendo al nacimiento de una nueva era de la rendición de cuentas.” Casi dos tercios de los estados miembros de la ONU se han unido a la Corte.

Pero las dificultades persisten. Doce órdenes de detención emitidas por la CPI siguen sin ser ejecutadas. Esta cifra incluye la orden contra el presidente Al Bashir de Sudán, quien aún tiene que responder por los abominables crímenes que siguen aterrorizando a la población civil de Darfur. Su reciente escape de la justicia en Sudáfrica fue noticia en todo el mundo y alimentó los fuegos retóricos de los escépticos y detractores de la Corte.

Lo que estos críticos tienden a olvidar, sin embargo, es que la CPI no tiene las mismas herramientas de ejecución que los tribunales nacionales. No hay una fuerza policíal de la CPI persiguiendo a los fugitivos de alto perfil en todos los rincones del mundo. El fracaso de las órdenes de detención pendientes es atribuible a los Estados que no están cumpliendo con su responsabilidad de ejecutarlas. No es un fracaso de la Corte.

Los críticos también alegan que la Corte es selectiva, enjuiciando los crímenes de algunos— sobre todo en África— sin tener en cuenta los de los demás. Pero la realidad es que la mayoría de las investigaciones en África han sido solicitadas por los propios Estados. No debemos olvidar, así mismo, que la Corte no puede investigar delitos fuera de su jurisdicción. La percepción de la selectividad se desvanecería rápidamente si todos los países que aún no han aceptado la jurisdicción de la Corte subieran a bordo. Hasta entonces, la responsabilidad de evitar la impunidad en Estados que no son parte de la Corte recae en el Consejo de Seguridad de la ONU. El.Consejo tiene la potestad de autorizar investigaciones de la CPI en cualquier parte del mundo. Puede hacerlo en los lugares donde se cometen atrocidades masivas de manera diaria — sin embargo las víctimas en Siria y Corea del Norte, por citar sólo dos crisis actuales, han estado esperando la acción del Consejo demasiado tiempo.

La historia ha sido definida por la guerra y el conflicto, con poco respeto por las leyes de la guerra y de protección a civiles. Cuanto mayor es la atrocidad, mayor es la probabilidad de que los perpetradores se mantengan impunes. En el gran esquema, la Corte es todavía joven. Y necesita nuestra ayuda. No es el trabajo de la Corte Penal Internacional responder a los ataques políticamente motivados; ese es nuestro deber. Enfrentándonos a estos ataques nos solidarizamos con las víctimas de los peores crimenes internacionales.

Los autores de estos crímenes, en última instancia, deben ser llevados ante la justicia y enfrentar a las víctimas de sus acciones. Esto no debería ser la excepción, sino la regla. Reconocemos los desafíos políticos y prácticos de enjuiciar a los responsables que ostentan altos cargos publicos. Estamos convencidos de que se necesita reconocer el valor de la justicia cuando se persigue la paz. Estamos decididos a garantizar que, tarde o temprano, la justicia alcance a los que han cometido todos esos crímenes atroces que conmueven profundamente la conciencia de la humanidad. Sin justicia, no puede haber una paz inclusiva y duradera.

Es por eso que hacemos un llamado a nuestros colegas y a todos los ciudadanos a levantar sus voces en favor de la justicia: únanse a la CPI. Pongamos fin a los ciclos de la violencia a través del Estado de Derecho. Aquellos que cometen crímenes deben ser llevados ante la justicia — ante los tribunales nacionales o, cuando estos tribunales se reúsan o son incapaces, ante la CPI. Si fracasamos, no es el fracaso de la Corte Penal Internacional como institución, sino un fracaso de la humanidad.

Después del Holocausto, Ruanda y Srebrenica, nos dijimos “nunca más”. Necesitamos algo más que palabras: necesitamos acción. Este es nuestro llamado a la acción.