12/11/2013

La carta que no se publicó

Amable lector :

Le ruego sea generoso y acepte que la columna de esta semana se halle vinculada directamente con una experiencia personal.  Lo que leerá a continuación es una carta remitida al Director del diario El Comercio a propósito de una mención, a mi juicio, agraviante que se hace sobre mi persona en el Editorial de dicho medio el día 7 de noviembre.

Ilustrándonos sobre la manera en que a veces es entendida la ética periodística y el uso de los medios de comunicación social, esa carta no  ha sido publicada. Soy una persona afortunada y puedo, sin embargo, a través de La República, a quien agradezco, hacer de conocimiento público el contenido de la carta ignorada por el diario El Comercio.

Lima, 7 de noviembre del 2013

Señor

Fritz Du Bois
Director Periodístico
Diario El Comercio
Lima

Señor Director:

Envío esta carta al diario que dirige pues he sido mencionado en la nota editorial que bajo el nombre “Ni verdad ni reconciliación” aparece el día de hoy, jueves 7 de noviembre.
Se dice respecto de mi persona, cuando se trata el tema de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), lo siguiente:  

“Por otro lado, nos encontramos con aquellos otros grupos que pretenden que el informe sea tratado como si fuese la palabra de Dios revelada, que nadie se encuentra autorizado a criticar ni a discutir.  Flaco favor le hacen estas personas a la causa de los derechos humanos, pues la intolerancia al diálogo y al contraste de opiniones es incompatible con la defensa de estas libertades.  Por ejemplo, como sucede con el mismo presidente de la CVR, el señor Salomón Lerner, quien ha decidido no conversar sobre el tema con este diario debido a que no comulgamos por entero con todas sus opiniones” (El Comercio, Pág. A-22)

Sobre el tema, debo hacer unas pocas precisiones. Durante la semana pasada, estuve en la Universidad de Harvard debido a una reunión académica.  Arribé al país el domingo en la noche y no estaba en condiciones de hacer declaraciones sobre lo ocurrido en torno a la señora Chávez. Fui solicitado para la realización de entrevistas en muchas radioemisoras y canales de TV y en todos los casos me he negado a ello. Y no solo por no haber estado completamente informado sobre el tema sino también porque –contrariamente a lo que señala su editorial–  no he querido alimentar más desencuentros, de los ya existentes, en el camino del diálogo y la comprensión en el país.   

Debo anotar, además, que en otras ocasiones sí he brindado declaraciones al diario que usted dirige en torno a la CVR, como consta, para citar un ejemplo reciente, la entrevista publicada el 28 de agosto de 2013, por el décimo aniversario de la entrega del Informe Final de la Comisión que presidí. En la misma, respondí a varias interrogantes vinculadas a las críticas que se hicieron a nuestro trabajo durante la última década.

Finalmente, yendo a lo más importante, ni yo ni ningún comisionado,  y creo que ninguna persona inteligente, podría señalar que el Informe Final de la Comisión de la Verdad es “la palabra de Dios revelada” y que se trata de un documento “incuestionable”.

Permítame tan solo citar lo que el mismo Informe dice sobre sus afirmaciones:
‘…La Verdad.  La CVR entiende por “verdad” el relato fidedigno, éticamente articulado, científicamente respaldado, contrastado intersubjetivamente, hilvanando en términos narrativos, afectivamente concernido y perfectible, sobre lo ocurrido en el país en los veinte años considerados por su mandato…   ‘Verdad’ es un relato perfectible.  …Lo importante es que el relato contiene en él mismo los criterios que permiten su perfeccionamiento constante; consideramos que habrá lugar en él siempre para acoger nuevos testimonios de víctimas aún desconocidas, así como nuevas perspectivas de análisis o de crítica que contribuyan a su reescritura continua…’.

Al terminar esta carta me permito, al tiempo de saludarlo y agradecerle su publicación, señalarle que no creo haber asumido antes ni asumir ahora actitudes radicales e ideologizadas. Me considero una persona tolerante y que solo llega a la indignación cuando se topa con la intolerancia.

Muy atentamente,
S. Lerner F.

La República

Deja un Comentario:

Nombres:

Correo electrónico:

Mensaje:

2 Comentarios:

manuel antonio balarezo mesones

Absolutamente de acuerod con el Dr. Salon Lerner F., así como también apoyo todo el contenido en el Informe de CVR..

ramiro

El no usar los medios de manera plural es una mala consecuencia de la concentración de los mismos ¿quienes tiene expresiones de intolerancia realmente?