17/12/2010

"Las necesidades de los familiares de desaparecidos van más allá de la búsqueda de justicia en el ámbito penal"

Las celebraciones de Navidad y año nuevo no son las mismas desde hace mucho tiempo para los familiares de personas desaparecidas durante el conflicto armado interno (1980 – 2000). Han pasado varios años pero ellos todavía albergan la esperanza de tener noticias sobre sus paraderos. Varias instituciones sostienen que actualmente el número total de desaparecidos está alrededor de los 15 mil. De esta cifra, hasta fines del 2009, solo se han encontrado 1.247 restos. Sobre los demás nadie sabe nada. Sin embargo, los esfuerzos por su búsqueda y por la atención de las necesidades psicosociales de las familias se siguen redoblando. Para hablar sobre cómo se está avanzando en este proceso, Derechos Humanos en línea buscó a Rafael Barrantes, antropólogo y responsable del Programa de Personas Desaparecidas y sus Familiares de la Delegación Regional del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en el Perú. Aquí ofrecemos sus apreciaciones.

¿Por qué continuar buscando a los desaparecidos del conflicto armado interno?Hace un par de meses, una señora, que perdió a su esposo en 1983, me contó que lo volvió a ver cuando estaba caminando por el jirón Asamblea, en Ayacucho. Después de casi 27 años esta mujer volvía a ver a su ser querido y éste estaba caminando a unos cuantos metros delante de ella. Entonces, desesperada fue corriendo a su alcance, lo tomó por el hombro, le dio la vuelta y su desilusión fue grande: no era él, se había equivocado. Antes de esto, la señora ya me había dicho varias veces que estaba segura de que él estaba muerto. Sin embargo, 27 años después, ella aun alberga una pequeñísima esperanza de que esté vivo. Cuando piensas en el sufrimiento de estas personas y sus familias, en la incertidumbre con que viven todos los días del año, la única forma de aliviar su sufrimiento es que se cumpla su derecho a saber qué fue lo que le ocurrió a su ser querido. Solo así podrán rehacer sus vidas, recuperar el sentido de la misma y vivir en calma, en paz.

Se habla de una cifra cercana a 15 mil personas ¿Cómo se llegó a establecer este número?Se ha llegado a esta cifra aproximada en base a la información que manejan las tres únicas instituciones forenses que vienen trabajando en esto: el Instituto de Medicina Legal (IML), el Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF) y el Centro Andino de Investigaciones Antropológico Forense (CENIA). Recientemente ha habido dos ejercicios de consolidación de información del IML y el EPAF y ambas instituciones coinciden en señalar una cifra alrededor de las 15 mil personas desaparecidas. Incluso, el IML, que es una entidad del Estado, habla de aproximadamente 16 mil personas.

¿No hay una cifra exacta?Es difícil tener certeza de un universo exacto de personas dadas por desaparecidas por tres motivos. Primero, porque las instituciones forenses no han cruzado la información que tienen. Segundo, porque no se ha tomado el registro del total de personas; es decir, no se han tomado fichas ante mortem, que son fichas que se elaboran con datos del familiar y que describen cuáles eran las características biológicas del desaparecido para contrastarlas con las características de los restos que se encuentren. Y tercero, porque el Consejo de Reparaciones (CR) aun continúa censando a las víctimas a nivel nacional y siguen apareciendo nuevos casos de personas desaparecidas. Sin embargo, todas las instituciones forenses que te menciono están de acuerdo en que hasta el momento esta cifra está alrededor de los 15 mil desaparecidos.

Lea la entrevista completa en la nueva edición de Derechos Humanos en línea.

Deja un Comentario:

Nombres:

Correo electrónico:

Mensaje: