28/08/2013

Presidente ejecutivo del IDEHPUCP fue condecorado por su labor al frente de la CVR

El presidente ejecutivo del Instituto de Democracia y Derechos Humanos de la Pontificia Universidad Católica del Perú (IDEHPUCP), Salomón Lerner Febres, fue galardonado con la Orden al Mérito Municipal en grado de Gran Cruz, como reconocimiento por el trabajo realizado en la Comisión de la Verdad y Reconciliación, grupo de trabajo que presidió entre 2001 y 2003.

La condecoración fue entregada por la alcaldesa metropolitana de Lima, Susana Villarán, en el marco de la  Sesión Solemne Conmemoratoria celebrada en la comuna limeña, por el décimo aniversario de la entrega del Informe Final de la CVR.

En esta ceremonia, también se entregó un galardón similar a Angélica Mendoza de Azcarza, presidenta honoraria de la Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú (ANFASEP), por su trayectoria en favor de la defensa de los derechos humanos.

En su discurso de agradecimiento, Lerner Febres – quien también es Rector Emérito de nuestra casa de estudios – reconoció la labor de todas las personas que trabajaron como parte del equipo de la Comisión, durante 23 meses. Declaró que constituía un honor y un privilegio compartir la condecoración con la señora Mendoza de Azcarza, quien durante treinta años ha liderado la lucha en favor de la búsqueda de los desaparecidos durante el conflicto armado interno que vivió nuestro país.

En otro pasaje de su intervención, Lerner Febres indicó que “a través de este homenaje se recuerda a las miles de víctimas de un conflicto que jamás debió ocurrir”. También sostuvo que la voz de la memoria fue “incómoda, inconforme y áspera”. Concluyó señalando que mantenía el compromiso asumido hace doce años, cuando se inició el trabajo de la CVR,  en favor de las víctimas del conflicto y que no debía olvidarse lo ocurrido.

Por su parte, Mendoza de Azcarza agradeció el apoyo que, desde diversas entidades y personas, han dado a la lucha por la búsqueda de sus familiares y recordó que, en nuestro país, hay miles de personas que desaparecieron durante el periodo de violencia. De acuerdo con cifras del Ministerio Público e instituciones de la sociedad civil, se calculan entre 13,000 y 15,000 personas desaparecidas entre 1980 y 2000, a causa de la violencia.

La alcaldesa Villarán, en su intervención final, reconoció el valor moral de los dos homenajeados. Señaló que, más allá del nombre que se le quiera brindar al periodo de violencia que vivió el país, existieron compatriotas que sufrieron vejaciones a sus derechos. También reconoció a los héroes de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional durante los veinte años de conflicto, así como a dos lideresas populares asesinadas por Sendero Luminoso: María Elena Moyano y Pascuala Rosado. Finalmente, refirió cuales son las tareas pendientes para el Estado y la sociedad civil frente a las víctimas y a la sociedad peruana en general.

Lea el discurso del doctor Lerner Febres pronunciado en la Municipalidad Metropolitana de Lima

 

Deja un Comentario:

Nombres:

Correo electrónico:

Mensaje: